CMMI o el control de la calidad en el software

Hoy he estado gran parte de la mañana en una charla sobre el modelo CMMI para la mejora en la calidad de los procesos de creación de software en las empresas. CMMI son las siglas de Capability Maturity Model Integration y es un modelo propuesto por el SEI (Software Engineering Institute) de la Carnegie Mellon University.

Este modelo es la tendencia mundial de las empresas hacia una manera de gestionar proyectos más organizada y sistemática para intentar abandonar los métodos artesanales que se utilizan hoy día.

La idea es buena y permite, mediante la utilización de las herramientas adecuadas, dejar registrado todo el proceso que conlleva la creación de un proyecto de software típico. Estoy hablando de la toma de requisitos, analisis, desarrollo, prueba, etc. Esto se traduce en una mejora en los tiempos de realización del proyecto y en una mejora en la satisfacción final del cliente.

El CMMI es realmente una certificación a nivel internacional que se distribuye en cinco niveles de madurez. Esto hace que las empresas puedan plantearse la certificación por grados y se pongan objetivos de reestructuración de sus organizaciones para llegar a cumplir dichos objetivos e ir avanzando en la obtención de diferentes niveles. Los niveles dos y tres son los más normales.

Aunque no obligatorio si es bastante importante la creación (o compra) de un software que permita a la empresa en cuestión la definición de los procesos que le van a permitir sistematizar todo el transcurso de sus proyectos. También debe invertir en la formación de su personal para lograr el exito de este cometido y tener en cuenta el factor cultural y humano debido a que al fin y al cabo se trata de un cambio en la manera de realizar las tareas de toda la organización e implica una mayor gestión por parte de los últimos eslabones en la cadena productiva. Lo que hace que la piramide típica (desde jefe de proyecto hasta la capa de programadores final) tome una forma más achatada y los perfiles requeridos sean más altos por lo general.

También veo sumamente importante el que este modelo no maltrate el componente creativo y por el contrario lo estimule. Esto es posible gracias a que el modelo cuenta con una serie de procesos que deben de ser medibles y repetibles de tal manera que conforme se entra en la dinámica del CMMI es cada vez más factible el repetir los proyectos allí donde haga falta y dejar más tiempo para la creatividad y la innovación para a su vez ir incorporando esa innovación al esquema productivo.

El conseguir la certificación no es fácil ya que conlleva una inversión de tiempo y dinero considerable (se hablaba de entre un 5 y un 8 % de la inversión anual de una empresa). Hay que dedicar recursos humanos a esta tarea y es un proceso largo (una empresa puede tardar entre 6 meses y 1 año en conseguir un nivel).

Esto deja a las Pymes un tanto rezagadas en esta cuestión, pero ya se esta pensando en productos (se hablaba de algo llamado Software Mark que está siendo desarrollado en estos momentos) dedicados a ellas ya que suponen en la mayoría de paises (como es el caso de España) la producción de un 60 a un 70% del software, y son muchas veces subcontratas de las empresas grandes que optan a la certificación.

El coste real de la certificación comprende por tanto la inversión en formación, en herramientas, en tiempo y en reestructurar y eliminar los vicios de las compañias. El coste solo de la certificación esta entre 60 mil a 80 mil euros que van para la ESI (versión europea del SEI), que es una fundación sin ánimo de lucro (bueno casi, como se puede ver…). Y ejemplos totales del coste de implantación en una famosa entidad bancaria del norte ascendían a 800 mil euros.

Para concluir este comentario solo decir que es de esperar oir hablar cada vez más en nuestras empresas de este tipo de certificaciones y tender cada vez más hacia este modelo…de esto según parece saben mucho los indios que son los que acaparan la mayoría de niveles 5 en CMMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *